RELLENO SANITARIO CURVA DE RODAS

Antecendentes

La sociedad humana siempre ha generado desechos como resultado de los procesos de producción y consumo. Cuando el hombre era nómada, los desechos eran dejados encima de la tierra después de ser consumidos los productos recolectados por las tribus que deambulaban por el mundo. En Creta, hacia los años 3000 a 1000 antes de Cristo, los desechos se colocaban en grandes huecos y se cubrían con tierra a intervalos, siendo este el más antiguo antecedente de los actuales rellenos sanitarios. Los Griegos crearon en las afueras de los poblados, los primeros basureros municipales conocidos en el mundo occidental, cerca del año 500 antes de Cristo, por lo cual existían prohibiciones para lanzar los desechos a las calles. La revolución industrial provocó una nueva ola de crecimiento de la población que se concentró en los núcleos urbanos más grandes y por ende aumentó también la generación de desechos. Este proceso sufrió una gran aceleración en el siglo XX, cuando la población mundial se triplicó en número.

Inicios

En 1955 Medellín contaba con 400 mil habitantes y la producción diaria de basuras era de aproximadamente 100 toneladas. El servicio de aseo entonces era prestado por el departamento de Higiene y Salud del Municipio. En aquella época no existía reglamentación con respecto a días y horas de recolección de basuras, estas se daba a conocer por medio de circulares. edellín, a similitud de las demás ciudades del país, no era ajena por aquellos años al problema de los residuos sólidos y físicamente durante mucho tiempo convivió con las basuras acumuladas en el propio centro de la ciudad. principio de los años 70 el destino final de los desechos de la ciudad era otro, el río Medellín. Desde 1977 y en virtud de un Acuerdo Municipal, las basuras dejaron de arrojarse al río y comenzaron a depositarse en un lote deprimido ubicado en el sector de Moravia. El objetivo inicial fue construir un relleno pero jamás se siguieron los pasos para lograrlo y al ser arrojadas las basuras allí sin ningún control, esta zona se fue convirtiendo en un foco de contaminación para la ciudad. Con el tiempo la basura fue formando una montaña, la cual aumentaba su altura con las aproximadamente 500 toneladas de desechos que diariamente llegaban allí, alcanzando 40 metros de altura. A la par con el aumento de la contaminación, fue naciendo en las bases de esta montaña un problema social de grandes proporciones. Muchas personas llegadas del campo y de otras poblaciones, sin recursos, ni posibilidades de empleo, se asentaban en este sitio con sus familias para derivar su subsistencia de lo que podían rescatar de los desechos.

Estudios

Cuando el basurero de Moravia hizo crisis, se creó la necesidad de una nueva alternativa para la disposición de las basuras. En el año 1978 Planeación Departamental contrató con la asesoría de la Escuela Federal de Lausana, Suiza, la realización de un estudio sobre los desechos sólidos y su disposición final para la ciudad de Medellín y su Área Metropolitana el que terminó en 1980. El informe denominado “estudio sobre recolección, tratamiento y disposición final de desechos sólidos en el Área Metropolitana y Oriente Cercano” sirvió como base para los diseños definitivos del Relleno Sanitario Curva de Rodas, los cuales fueron encomendados bajo contrato en Septiembre de 1982 a la firma “Compañía Colombia de Consultores”, quien contó con la asesoría de una prestigiosa firma a nivel mundial en el campo de los Rellenos como es la “Greeley and Hansen” de Chicago, USA.

hos diseños fueron terminados y entregados a las Empresas Varias de Medellín E.S.P. en agosto de 1983 con un costo de 17 millones de pesos (US$ 152.000) y tuvieron la interventoría permanente del Centro de Investigaciones Ambientales de la Universidad de Antioquia.

pués de un análisis cuidadoso y serio de los diferentes métodos de disposición final de desechos sólidos y teniendo en cuenta la composición y producción en el área estudiada, propusieron cual era la alternativa más adecuada. De las que analizaron centraron su atención en tres: La Incineración, la compostación y el relleno sanitario.

incineración fue rechazada por las siguientes causas:

  • alto porcentaje de humedad, lo que hace difícil y costosa incinerarlas.
  • s las características de topografía de la ciudad de Medellín, produce contaminación atmosférica.
  • ermite la recuperación de los subproductos.
  • Al final del proceso queda un residuo que se tendrá que disponer en un relleno sanitario.

 

compostación fue rechazada por tenerse experiencias negativas en las Empresas Varias con el método, ya que entre los años de 1968 y 1972 había desarrollado un proceso de adquisición a título de compraventa de una planta de trituración de basuras, la cual a mediados de 1973 suspendió su operación, ya que su producto final COMPOST no tuvo acogida en el mercado por cuanto:

  • Se encontraba mucho vidrio, lo que ocasionaba daños a los agricultores, y a las amas de casa que lo utilizaban en el jardín.
  • Elevado costo para transportarlo, debido a su baja densidad. e acuerdo a los análisis químicos se encontraba un 54% de materia inerte (porcelana, piedra, vidrio, entre otros) las que se tendrían que separar y disponer en el relleno sanitario.
  • Alto costo de la tonelada de residuos tratada.

 

método de disposición de residuos recomendado para la ciudad de Medellín y su área metropolitana fue el relleno sanitario por:

  • Ser más económico.
  • Ser más higiénico.
  • Siendo tratado técnicamente evitaba al máximo el riesgo de contaminación.

 

De acuerdo con los estudios se analizaron 7 sitios en el Valle del Aburrá como aptos para adecuarlos a un relleno sanitario: Ancón Sur en el municipio de Caldas, La Manguala en el corregimiento de San Antonio de Prado, Piedras Blancas en el municipio de Copacabana, Zamora “La Frontera”, Doña María y Tres Jotas en Bello. Se optó finalmente por el sitio Curva de Rodas, ya que ofrecía mayores ventajas sobre los otros, tales como:

  • Ser la alternativa menos costosa
  • Material de cobertura disponible
  • Mayor capacidad de albergar residuos
  • Vida útil más larga.

Escongencia del sitio disposición Final

La Selección de Curva de Rodas para la disposición final de los residuos se hizo teniendo en cuenta múltiples aspectos de tipo técnico-ambiental, se buscaba entonces una localización estratégica conforme a los sitios de producción y demanda del servicio, sistema de acarreo y facilidad de acceso al lugar, uso del suelo, efectos ambientales asociados, proximidad a las líneas férreas e infraestructura vial y demás criterios básicos establecidos para la selección y operación del Relleno y que además las condiciones físicas (tales como topografía, geología e hidrología) fueran las mejores y que la capacidad de almacenamiento del terreno fuera suficiente. Era también necesario igualmente que se tuviera posibilidad de realizar obras de adecuación y de protección, drenaje y control de los sedimentos.

En septiembre de 1982 se contrataron los estudios y diseños del Relleno Sanitario con la Compañía Colombiana de Consultores, asesorados por la Greeley And Hansen de Chicago y en octubre del mismo año se iniciaron los trabajos de exploración del sitio y se definieron los alcances del estudio, especialmente en lo relacionado a suelos, geología y geotécnica.

Se realizó una evaluación preliminar del impacto ambiental que ocasionaría la obra por parte del Centro de Investigaciones Ambientales de la Universidad de Antioquia, ello exigía que el terreno escogido para su funcionamiento y operación, cumpliera estrictamente con las disposiciones sanitarias y ambientales de la época.

Los diseños fueron entregados a Empresas Varias de Medellín E.S.P. en agosto de 1983 y tuvieron un costo final de $17.000.000 y US 185.000, e inmediatamente se inició el proceso de licitación nacional para la construcción y operación del Relleno Sanitario de la “Curva de Rodas”.

Mientras se adelantaban trámites y se construían las obras de adecuación del terreno, las basuras continuaban llegando a Moravia. Como el Relleno Sanitario Curva de Rodas aún no estaba en condiciones de recibir los desechos, se diseñó y adecuó un Relleno de tipo experimental en pequeña escala. Con el objetivo de probar las bondades de un Relleno Sanitario, transitoriamente se utilizó un terreno de propiedad de las Empresas Varias de Medellín, cerca de la Feria de Ganados como “Relleno Piloto”, el cual se denominó “Plaza de Ferias” y funcionó durante ocho meses.

El 15 de marzo de 1984, simultáneamente con el inicio de operaciones del Relleno Sanitario Piloto Plaza de Ferias, se clausuró definitivamente el basurero de Moravia, lo cual representó un inmenso alivio para la ciudad, lo mismo que para las aproximadamente tres mil personas que vivían a su alrededor, pues las Empresas Varias, en asocio con otras instituciones, propiciaron la creación del Grupo Recuperar para dar alternativas de empleo a quienes subsistían de lo que sacaban de la basura. Además el Municipio de Medellín ya tenía planes concretos para la rehabilitación del sector.

En el Relleno Sanitario Piloto se empezó por primera vez a efectuar el tratamiento adecuado a las basuras, mediante una disposición final técnica e higiénica. Funcionó hasta el 22 de noviembre de 1984 y en él se depositaron aproximadamente 120 mil toneladas de desechos sólidos; al día siguiente se puso en marcha el Relleno Sanitario Curva de Rodas.

A raíz de la emergencia sanitaria decretada para Medellín y contando con los diseños definitivos, el gobierno municipal por intermedio de las Empresas Varias de Medellín E.S.P. y su gerencia General, autorizaron la construcción y operación del Relleno Sanitario Curva de Rodas.

El 13 de octubre de 1983 se abrió la licitación para la construcción y operación del Relleno Sanitario, a la cual se presentaron 6 firmas nacionales con la asesoría de entidades extranjeras. Un año después, el 23 de noviembre de 1984 inició su actividad el Relleno Sanitario Curva de Rodas, ubicado en el kilómetro 5 de la autopista Medellín Bogotá, en la vereda Granizal del Municipio de Bello y sector de Copacabana.

El Relleno se constituía en un terreno de 62 hectáreas ubicado a 10 Km. de Medellín (vía autopista Medellín-Bogotá), en la cuenca de la Quebrada Rodas, de quien toma su nombre, de aproximadamente 900 metros de longitud en su paso por el lugar y en la jurisdicción de los Municipios de Bello y Copacabana. Cumplidos los requisitos de ley, es adquirido el lote por la suma de 150 millones de pesos y en 1983 se inician las obras de adecuación e instalaciones generales, tales como cerco en malla, canal de drenaje, vías de acceso, desmonte y descapote del terreno, explanaciones, filtros, drenajes e impermeabilización. Esta impermeabilización se hacía para evitar la contaminación de las aguas subterráneas y para evitar el paso de gases a los terrenos aledaños, conjuntamente con los filtros, drenajes y cobertura diaria (tierra) es lo que hace que ése método de disposición sea un verdadero Relleno Sanitario y no un simple enterramiento de basura.

Igualmente son construidas la caseta de control de ingreso, la caseta de básculas, la caseta de mantenimiento y las oficinas.

El contrato finalmente se le adjudicó al consorcio Sade-Contratistas, por la suma de 514 millones de pesos, para la construcción y operación de la obra durante 5 años. El 30 de junio de 1986 y sin que se hubiese cumplido el plazo de 5 años fijado inicialmente, se dio por terminado de común acuerdo entre las partes el contrato firmado con Sade-Contratistas Asociado y luego se le encargó la operación del Relleno a la firma Conconcreto, la cual lo tuvo a su cargo desde el 1º. de enero de 1987 hasta el 30 de abril de 1988, año en el que toma su manejo directamente las Empresas Varias de Medellín E.S.P.

El 23 de noviembre de 1984 comenzaron a depositarse en este sitio las basuras de la ciudad. Durante su primer año de operaciones el Relleno recibió aproximadamente 200 mil toneladas de residuos sólidos procedentes de Medellín y tres municipios del Valle de Aburrá.

La firma INTEGRAL supervisó la construcción del Relleno Sanitario Curva de Rodas, cuyo estudio inicial en lo referente al terreno expresa: “este terreno de 14.22 Ha podía contener 4.850.000 metros cúbicos de basuras (2.6 millones de toneladas de desechos sólidos).

Una de las grandes ventajas que tuvo el Relleno desde su inicio fue la de poder contar con un espacio específico para depositar las basuras y que éstas pudieran ser tratadas técnicamente.

El Relleno Sanitario Curva de Rodas fue una de las primeras obras de este género que se empezó a construir en Colombia, lo que convirtió a Medellín en su momento en una ciudad modelo en el manejo de la disposición de las basuras generadas.

La selección de Curva de Rodas para la disposición final de los residuos se hizo teniendo en cuenta múltiples aspectos de tipo técnico-ambiental, se buscaba entonces una localización estratégica conforme a los sitios de producción y demanda el servicio, sistemas de acarreo y facilidad de acceso al lugar, características del suelo, la calidad y cantidad de las aguas en el sector, la flora y la fauna entre otras.

Al Analizar los documentos de la historia del Relleno Sanitario de la “Curva de Rodas”, encontramos que parten con el propósito de dar solución al problema que genera el sitio de botadero de Moravia ubicado en Medellín, pero se extienden en última instancia a analizar la problemática de la región Valle de Aburrá y Oriente Cercano y en tal sentido la Junta del Área Metropolitana el 18 de febrero de 1982 expidió el Acuerdo número 04, en el que ordenan que la dirección, administración y prestación del servicio público de aseo, recolección y tratamiento de basuras de los municipios que conforman el Área Metropolitana del Valle del Aburrá, estarán a cargo, exclusivamente, de las Empresas Varias de Medellín E.S.P. o en su defecto del organismo que se cree para tales fines en esta ciudad por parte del Concejo Municipal y además ordena que para tal efecto los municipios del Área deberán celebrar los respectivos contratos con el citado establecimiento público.

Es así como Empresas Varias de Medellín E.S.P. se responsabilizó de efectuar todo el trámite de los empréstitos para la construcción del Relleno y el respaldo siempre fueron los recaudos por el servicio de aseo; todo este trámite se inicio en el mes de marzo de 1983 y los desembolsos se efectuaron en mayo del mismo año.

Operación del relleno

Desde el año de 1988 Empresas Varias de Medellín E.S.P. asume el manejo directamente del Relleno Sanitario Curva de Rodas. Desde entonces y para afianzar la garantía del manejo técnico y sanitario, la seguridad y estabilidad de la obra, Empresas Varias de Medellín E.S.P. se mantuvo siempre en permanente actualización para mitigar los impactos ambientales que generaba la operación del Relleno sobre las comunidades vecinas.

El desarrollo de actividades inherentes al relleno sanitario y la ejecución de proyectos propios para su operación, se debían articular a un esquema planificado que permitiera que la operación del relleno se ejecutara sin causar deterioro en el área de influencia del mismo, lo cual siempre se buscó.

En la obra se destaca el manejo del lixiviado que se genera por la descomposición de la materia orgánica. Mediante drenajes subterráneos y superficiales se separaba este líquido de las aguas lluvias, se conducían a un tanque de compensación donde se reducía su carga contaminante. De esta manera se evitaba la producción de olores y se lograba mantenerlo alejado de la quebrada Rodas y de los terrenos vecinos. Para ilustrar estos eventos podemos mencionar la condición del manejo de los lixiviados del Relleno, lo cual se hacía según la medida de manejo propuesta en 1984 y que consistía en un sistema de drenaje, interceptando toda el área de relleno susceptible de producir lixiviado y posteriormente se arrojaría al alcantarillado, no obstante con el tiempo esta medida resultó ineficiente por las características del líquido vertido, lo que condujo a la realización de estudios que permitieran analizar la tratabilidad del líquido y con base en ello formular propuestas para su tratamiento en el sitio, dado el desconocimiento tecnológico en el País sobre este tema. Las exigencias normativas, sociales y ambientales obligaron a la implementación de otras medidas y la búsqueda de soluciones diferentes a las inicialmente propuestas. Es así como para el caso específico del Relleno Sanitario Curva de Rodas, fue necesario optar por el transporte a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales San Fernando, de propiedad de Empresas Públicas de Medellín, dado el cierre prematuro del relleno ordenado por la autoridad ambiental, lo cual implicó altos costos debido a las obras que fueron necesarias construir para permitir su cargue y transporte, tales como cambios en el sistema de recolección y conducción de los lixiviados, mejoramiento de la infraestructura vial al interior del relleno, construcción de obras de infraestructura para el cargue de los vehículos, sumado a los costos de tratamiento en la planta, lo cual llevaba a un desequilibrio económico que no estaba incluido en el esquema tarifario.

Así mismo, se tenían alrededor del Relleno unas zonas que totalizan 33 hectáreas ( el 47% de la superficie total del mismo ) como barrera natural de protección. En este terreno las Empresas Varias de Medellín E.S.P. conservan importantes bosques nativos en los cuales vive una variada fauna (25 especies identificadas) en un hábitat natural protegido por la periódica siembra de árboles.

También y con el fin de no contaminar las aguas de la quebrada Rodas, se construyó una de las obras civiles más costosas del Relleno Sanitario Curva de Rodas, se trata de un box-culvert que cubre la quebrada que atraviesa el terreno en toda su longitud y la cual permitía la disposición de basuras sobre ésta. Esta obra tuvo un costo de 450 millones de pesos.

El Relleno Sanitario ha contado durante todo el período de funcionamiento con la interventoría de firmas especializadas de reconocido prestigio, que se constituyeron en su momento en garantía de una operación bajo las normas técnicas y ambientales.

Curva de Rodas disponía de la más avanzada maquinaria para el manejo eficiente de los residuos. Allí se contaba con tractores, buldózeres, retroexcavadoras y un compactador de gran potencia, único en el País.

Situación ambiental

El desarrollo de actividades inherentes al Relleno Sanitario y la ejecución de proyectos propios de su operación, se debían articular a un esquema planificado que permitiera que la operación del Relleno se ejecutara sin causar deterioro en el área de influencia del proyecto.

En el caso del Relleno Sanitario Curva de Rodas (R.S.C.R), para la mitigación, corrección y compensación de aquellos impactos generados durante toda su fase de operación, se elaboró el Plan de Manejo Ambiental, el que permitió identificar y jerarquizar los impactos de la operación del Relleno Sanitario e implementar acciones en forma ordenada. Este estudio no se limitó sólo a la situación técnica del Relleno para el diseño de las acciones de manejo, sino que se emprendió la tarea de estudiar la zona de influencia del proyecto (directa y potencial) para con base en ésta diseñar y formular el Plan de Manejo Ambiental (entendido como los programas, proyectos, subproyectos, acciones y recomendaciones) tendientes a corregir, prevenir, manejar, controlar, atenuar y mitigar los efectos que el Relleno como foco dispersor de efectos, introduce en el ambiente.

El Plan de Manejo Ambiental se constituyó en una herramienta de planeación y gestión, que desde lo ambiental entraba a ser la parte rectora de los programas que en adelante emprendería Empresas Varias, para lograr que la operación del Relleno se realizase sin causar mayores alteraciones sustanciales al entorno y poder controlar y mitigar aquellas que eran inherentes a esta actividad. En la formulación del Plan de manejo Ambiental se contemplaron proyectos tales como la implementación de un sistema de vigilancia en salud, promoción de la participación ciudadana, manejo de plagas, entre otros.

Este proyecto realizado de acuerdo con los términos de referencia establecidos por CORANTIOQUIA, contemplaba tres fases:

Fase I: Caracterización y Diagnóstico técnico-ambiental del Relleno Sanitario. En ella se consignaba el escenario de operación y su incidencia sobre las alteraciones registradas en el entorno. Se hizo un diagnóstico de la situación abordada, las amenazas, la vulnerabilidad y los riesgos propios del área de estudio.

Fase II: Identificación, análisis, evaluación y jerarquización de impactos ambientales producidos por el Relleno. Se identificaron las principales afectaciones que el Relleno introdujo al medio, las cuales se sometieron a un riguroso análisis técnico-ambiental, y se jerarquizaron éstos para relevar los más significativos dada su persistencia e incidencia en el medio, así mismo se agruparon aquellos que tendían a producir efectos idénticos y que eran originados por iguales causas, se sometieron a una valoración objetiva que permitiera precisar la magnitud e importancia de cada uno de estos.

Fase III: Plan de Manejo Ambiental, monitoreo, seguimiento, contingencias y emergencias. En esta se describieron las acciones de manejo que la Empresa debía emprender para entrar a solucionar la problemática ambiental; la situación fue tratada de manera integral como una herramienta de planificación, que contenía los programas y las acciones hacia la corrección, prevención, control, mitigación y compensación de los efectos adversos. Igualmente se describieron aquellas que realizaba la Empresa en ese momento, pero que por diversos motivos y por no estar articulados a un esquema general de manejo no cumplían la totalidad de los objetivos planteados; se contemplaron las estrategias de seguimiento y supervisión para detectar los ajustes necesarios a las medidas de manejo, las cuales fueron enmarcadas dentro del Plan de Monitoreo y Seguimiento y el Plan de Contingencias y Emergencias.

Plan de monitoreo y Seguimiento de las variables ambientales

Paralelo al Plan de Manejo Ambiental se realiza el Plan de Monitoreo y Seguimiento de las Variables Ambientales, el cual permite la obtención de información que puede ser utilizada en la gestión y toma de decisiones ambientales. Este programa de monitoreo contiene el conjunto de actividades que proporcionan datos químicos, físicos, biológicos y otros de tipo ambiental, social y de salud relacionados con el medio físico (aire, suelo, agua superficial o subterránea, flora, fauna y habitantes) que permiten determinar el estado de gestión sobre el entorno y las variables inducidas a su calidad ambiental. Igualmente se consideran los controles de las fuentes potenciales de contaminación de las aguas superficiales y subterráneas, del suelo y del aire como elementos primordiales para prevenir y corregir cualquier daño sobre los seres vivos y en las personas que se encontraban presentes en la zona de influencia del sitio de disposición final.

El Plan de Monitoreo y Seguimiento de las Variables Ambientales, permite, igualmente, valorar la eficacia de las medidas de mitigación y control aplicadas en el Relleno Sanitario Curva de Rodas, constituyéndose en una herramienta básica para cumplir con el principio de valoración de costos ambientales definidos en la ley 142 de 1994 y requerido por la Contraloría General de Medellín, según resolución 335 de 1998.

La información característica de la calidad del ambiente en los alrededores del Relleno Sanitario de la Curva de Rodas, es comparada con la información previa existente, demostrando así la presencia o ausencia de contaminación ambiental ocasionada por la operación del Relleno Sanitario de la Curva de Rodas y permite evaluar la magnitud del problema en caso de presentarse y tomar las medidas necesarias para la solución a los problemas de contaminación.

Otras acciones

Empresas Varias de Medellín E.S.P. en claro acatamiento a la autoridad ambiental, hizo todo lo posible por corregir los errores acumulados a lo largo de muchos años e implementó acciones tendientes al mejoramiento ambiental de la zona.

En este sentido se ejecutaron una serie de obras que contribuyeron no sólo al mejoramiento ambiental del Relleno Sanitario, sino también con la estabilidad y seguridad del mismo.

Reforestación:


A finales de 1998 se sembraron 3.500 árboles de diferentes especies, los cuales se distribuyeron en los límites del Relleno, para de esta forma ir conformando un cerco vivo y mitigar el impacto visual y de olores ocasionado por la operación del Relleno. En el segundo semestre de ese año se sembrarán 3.000 árboles, las especies estuvieron sujetas a las recomendaciones del Plan de Manejo Ambiental; Igualmente y en el medida que se van cerrando definitivamente las plataformas de disposición, se revegetaliza el sitio y se amplía el programa de reforestación.

Manejo Integral de Plagas:


Esta actividad se realiza no solo en el área de disposición final, sino también en las viviendas ubicadas en el área de influencia del Relleno Sanitario, a cuyos habitantes se les ha dictado charlas y conferencias sobre este asunto lo que se constituyó en su momento en un acercamiento directo de la Empresa hacia la comunidad.

Programas con la Comunidad vecina:


Dentro de la propuesta del Plan de Manejo Ambiental se desarrolló una metodología de acercamiento con la comunidad para integrar los programas que tenían que ver directamente con ella. La comunidad de los barrios Fontidueño y Machado, por ejemplo, se beneficiaron de los aportes que para diversas obras Empresas Varias de Medellín E.S.P. hiciera, entre las cuales están el mejoramiento del Liceo y el Centro de Salud de Fontidueño, así como varias obras de infraestructura, como la recuperación de quebradas, y la pavimentación e iluminación de vías. El Relleno Sanitario tenía además otra importante proyección social al albergar en sus terrenos a un centenar de niños de la institución Acarpín, que acoge a niños menores sin hogar. Desde hace 20 años, aún antes de operar como vertedero de desechos, se entregó en comodato a dicha fundación la casa y los terrenos cercanos, donde aún hoy funcionan el internado y la escuela.

Manejo de Lixiviados:


Los lixiviados son emisiones líquidas inherentes a los Rellenos Sanitarios que se producen por diversos factores siendo el más relevante las lluvias que caen sobre el área de disposición de residuos, éstas se infiltran a través de las capas de basura ejerciendo una acción de lavado sobre la masa de desechos en descomposición por la acción biológica y propiciando, a su vez, una serie de reacciones fisicoquímicas y biológicas, para percolar luego en la parte baja del área de disposición.

El trabajo que en el Relleno Sanitario Curva de Rodas se hacía del lixiviado consistía, en primera instancia, en minimizar la cantidad de lixiviado mediante el manejo de las aguas de escorrentía, las cuales inicialmente eran interceptadas y recolectadas perimetralmente en el área de disposición, para evitar el contacto de éstas con la masa de residuos sólidos y así evitar el aumento del volumen de lixiviados; posteriormente eran transportadas superficialmente por medio de drenajes (cunetas) y alejadas del Relleno. Para suspender definitivamente el vertimiento al río Medellín, se inició el cargue y transporte a la planta de tratamiento de aguas residuales, San Fernando, de Empresas Públicas de Medellín E.S.P.

Estabilidad del relleno

De acuerdo con estudio de estabilidad y configuración final del Relleno contratado con la firma Integral S.A, en el Relleno no existían problemas de estabilidad y por lo tanto satisfacía los requisitos de condiciones estáticas y dentro las condiciones normalmente exigidas para este tipo de obras.

Para garantizar la estabilidad del Relleno Sanitario Curva de Rodas, se descartó su ampliación hacia el Lote de Merino, y se propuso el tratamiento y ordenamiento de la cuenca de la quebrada Roditas, con el fin de controlar las aguas de este sector.

Igualmente se implementaron acciones para la construcción de más filtros y mantos de drenaje dentro del cuerpo del Relleno, con los cuales se garantiza la evacuación del agua lluvia que se infiltra la generada por descomposición de la basura, conocida como lixiviado, de forma que no se generen presiones que afecten la estabilidad de su estructura.

Instrumentación

INSTRUMENTACIÓN     Teniendo en cuenta la importancia de la obra y sus efectos, como parte de las rutinas de control y mantenimiento, Empresas Varias de Medellín E.S.P. instaló dentro del Relleno una serie de equipos para el monitoreo de las condiciones geotécnicas y de estabilidad, tales como piezómetros e inclinómetros que le permiten hacer una detección temprana de cualquier comportamiento anómalo, con el objeto de poder tomar medidas destinadas a garantizar la estabilidad del Relleno.

Plan de contingencia con la comunidad

Al momento de realizar los estudios de ubicación del sitio de disposición final en 1984, las condiciones de la ciudad eran diferentes a las que se presentan al momento de su cierre en el 2003. La situación de pobreza social, la llegada de inmigrantes hacia los centros urbanos, la falta de planeación y organización del territorio y demás factores que han influido en el crecimiento de las ciudades, llevaron a que cada vez las comunidades se asentaran en el área de influencia del Relleno.

Antes Curva de Rodas era un sitio de ubicación rural, lo que años más tarde no fue así, el rápido crecimiento del área metropolitana ocasionó que cada vez más se presentara mayor cercanía al sitio de la zona urbana y que muchas de las comunidades se establecieran en zonas aledañas al Relleno, originándose las obvias exigencias de las comunidades asentadas allí. Las áreas circunvalares al Relleno se encontraban al momento de su cierre totalmente pobladas, sin que las autoridades de planeación de los municipios en donde se encontraba ubicado el Relleno hubieran tomado medidas encaminadas a la restricción de los usos del suelo.

Esta situación llevó a la Empresa a diseñar un programa de contingencia al interior del Relleno Sanitario, el cual fue asesorado por la firma Suratep e implementado por la dependencia de seguridad industrial de Empresas Varias de Medellín E.S.P.

Han sido muchas las acciones emprendidas dentro del Plan de Manejo Ambiental y el Plan de Monitoreo de la variables Ambientales. Se inició un proceso de acercamiento con las comunidades aledañas al Relleno Sanitario Curva de Rodas con el fin de trabajar mancomunadamente en la búsqueda de soluciones a los problemas generados por su operación.

Dentro de este proceso de concertación se convocó a entidades como CORANTIOQUIA, Área Metropolitana, Empresas Públicas de Medellín E.S.P, a los municipios de Copacabana y Bello y algunos grupos ecológicos que de una u otra manera tenían relación con la zona donde se hallaba ubicado el Relleno Sanitario, pues se pensaba que para la solución de los problemas, se debían aunar esfuerzos de todas estas Entidades.

Empresas Varias de Medellín E.S.P. fue siempre consciente de la responsabilidad que le cabía con las comunidades vecinas al Relleno y por ello concertó con los representantes de las comunidades las “compensaciones” de orden general, sin que ello representara indemnizaciones integrales a particulares, sino de compensaciones representadas o materializadas en programas y proyectos de inversión social para cada una de las comunidades. Para tal fin se conformaron mesas de trabajo que eran integradas por los representantes de las acciones comunales de los barrios La Camila, Las Vegas, Fontidueño, Cinco Estrellas, Luna Lunera, Estación Primera, Los Ciruelos, La Lomita, Machado y Alcalá.

El presupuesto para el Plan de Compensaciones para el trienio 2001 a 2003, ascendió a la suma de mil novecientos millones de pesos, recursos que fueron invertidos en programas de generación de empleo a través de cooperativas y precooperativas de trabajo asociado, mediante el fortalecimiento el centro de salud de Fontidueño; programas educativos, culturales, recreativos y deportivos; con apoyo a bibliotecas comunales y parroquiales y grupos culturales, deportivos y ecológicos; construcción de placas polideportivas y parques infantiles y programas de acción social de las iglesias.

En el 2003 la empresa desarrolla un estudio socioeconómico en las comunidades del área de influencia del Relleno Sanitario y con base en ello asignó un presupuesto de 500 millones para la ejecución de los proyectos que cada una de las comunidades presentó a consideración de las Empresas Varias de Medellín E.S.P.. A cada comunidad se le asignó un presupuesto de 50 millones para su ejecución.

Problematica de la disposición final

Si bien es cierto que el diseño original del Relleno Sanitario contempló inicialmente una vida útil de 12 años, desde noviembre de 1984, fecha en que inicia su operación, hasta el 31 de marzo de 1996, también lo fue que la adquisición de otro lote, la prolongación del box- coulvert, el aumento de la densidad de compactación, los estudios realizados y las acciones implementadas, permitieron optimizar su operación e incrementar su vida útil. Empresas Varias de Medellín E.S.P. contrató un estudio para evaluar la ampliación de la capacidad de la Curva de Rodas (contrato 053 de 1994, Interventoría de la Operación del Relleno Sanitario), en el cual se analizaron varias alternativas (ver cuadro anexo), basados en los resultados de los análisis geotécnicos y la prolongación del box- culvert como estrategia de incremento del área de disposición de desechos. Durante este tiempo la empresa ha hecho cuantiosas inversiones, dineros que han sido en su totalidad provenientes de recursos propios, esfuerzo que hizo la entidad para que esta obra marchara correctamente, permitiendo el manejo técnico de la disposición de los residuos.

Nuevo sitio de disposición final (de rodas a pradera)

Haciendo referencia a las Resoluciones de la Corporación, y hablar de un plazo corto para la consecución definitiva de otros sitios que permitieran el desarrollo de tal actividad, no era tarea fácil, puesto que eran muchos los factores que se debían involucrar en este proceso, máxime si se trataba de un proyecto que comprometía el futuro, no sólo de la ciudad de Medellín sino también del Área Metropolitana. Adicionalmente, cualquier proyecto que tenía que ver con la disposición final de residuos sólidos en el país generaba oposición en la comunidad y reacciones de los distintos organismos, que dificulta esta tarea, pero pese a ello se realizaron esfuerzos por encontrar un sitio de disposición final, que llevaría a Empresas Varias de Medellín E.S.P. a continuar con la prestación del servicio.

El proceso iniciado por el Área Metropolitana es la disposición final de los residuos sólidos urbanos de los municipios de Bello, Itagüí, La Estrella, Copacabana, Barbosa, Caldas, Girardota, Sabaneta, Envigado y Medellín, buscando reducir al máximo la contaminación ambiental, preservando el medio ambiente y evitando riesgos o peligros para la seguridad o la salud pública.

Para aquella época Empresas Varias de Medellín E.S.P. estaba estudiando diferentes alternativas con el objetivo de encontrar una solución técnica, social, ambiental y económicamente factible, para el futuro de la disposición final. Después de haber evaluado una serie de sitios para tal fin, fueron presentados a Corantioquia, con el objeto de que la Corporación Ambiental se pronunciara desde el punto de vista ambiental y con base en ese concepto solicitar los términos de referencia que permitiera a las Empresas Varias de Medellín E.S.P. adelantar los estudios requeridos para un proyecto de disposición final de residuos sólidos a nivel regional. De acuerdo con el concepto emitido por CORANTIOQUIA, dentro de los lotes propuestos como solución definitiva, el predio de La Pradera en el municipio de Donmatías y el Lote de la Salada en el municipio de Caldas, eran los que presentaban una mayor prefactibilidad ambiental.

Una vez obtenido dicho concepto, el 22 de marzo de 2003 se solicitó a la Corporación iniciar el trámite de la Licencia Ambiental para dos sitios: La Pradera en jurisdicción del municipio de Donmatías a 60 kilómetros de Medellín y La Salada en el municipio de Caldas. La solicitud de éste último fue retirada en razón a que aún no se contaba con los estudios necesarios que permitiera aportar la documentación requerida por la Corporación para dar curso a este proceso. Se inicia el proceso con la identificación catastral y se hace el contacto con los propietarios de los lotes y el día 7 de marzo en reunión sostenida entre los directores de Corantioquia, del Área Metropolitana y la Gerencia de las Empresas Varias de Medellín E.S.P., se acuerda la definición, los alcances de los estudios y los parámetros que permitirán agilizar la solicitud de la Licencia Ambiental para los sitios propuestos y se conforma un equipo interinstitucional con la participación de profesionales de cada una de las entidades mencionadas.

El 10 de marzo se recibe de CORANTIOQUIA el documento “Términos de Referencia para la Elaboración del Estudio de Impacto Ambiental de Rellenos Sanitarios para los planes de contingencia”.

A partir de allí, 30 días después se comenzaron a elaborar los estudios de Impacto Ambiental, suelos, diseño final para la contingencia y solución definitiva en el sitio La Pradera, con el apoyo del Área Metropolitana y el acompañamiento de Corantioquia, con el propósito de cumplir con el cronograma propuesto y proceder con lo estipulado en la Resolución 4580 referente al cierre de la Curva de Rodas. Corantioquia otorga la licencia ambiental el 3 de julio del 2003.

El Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Federación Colombiana de Municipios celebraron un Convenio cuyo objeto era desarrollar en los municipios del Valle de Aburrá, un proyecto para dar solución al manejo integral de los residuos sólidos en su disposición final.

En desarrollo de este convenio, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá contrató una consultoría con el objeto de hacer una planeación estratégica, para buscar una solución a la disposición de los residuos sólidos urbanos, para lo cual el Área se proponía hacer una convocatoria pública para la identificación de una o varias soluciones para el tratamiento y disposición final de los residuos de los municipios de Bello, Itagüi, La Estrella, Copacabana, Barbosa, Caldas, Girardota, Sabaneta, Medellín y el municipio de Envigado.

Mediante Resolución Nº 546 del 26 de Octubre de 2000, El Representante Legal del Área Metropolitana del Valle de Aburrá dispuso la apertura de la Convocatoria Pública, cuyo objeto fue:

“ EL ÁREA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRA, desea identificar una o varias soluciones para el Tratamiento y Disposición final del los Residuos Sólidos Urbanos, mediante un proceso de Convocatoria Pública. Dicha solución debe ser presentada por una persona jurídica, que este constituida como una empresa de servicios públicos "ESP" o que prometa constituirse al momento de la firma del contrato y que proponga una o varias soluciones al Tratamiento y Disposición final de los residuos sólidos domiciliarios, comerciales, industriales (con exclusión de los escombros), que produzcan todos los municipios que conforman el ÁREA METROPOLITANA DEL VALLE DE ABURRA, o soluciones por grupos de municipios o soluciones para cada uno de los municipios en forma independiente. Para tal efecto, EL ÁREA (como se denominará en este pliego), invita a los interesados a presentar Propuestas en los términos y condiciones establecidos en el presente Pliego de Condiciones”.

“ El Servicio de que trata la convocatoria es la disposición final de los residuos sólidos urbanos de los municipios de: Bello, Itagüi, La Estrella, Copacabana, Barbosa, Caldas, Girardota, Sabaneta, Envigado y Medellín, buscando reducir al máximo la contaminación ambiental, preservando el medio ambiente y evitando incomodidades o peligros para la seguridad o salud pública”.

Dicha convocatoria se publicó el primero de noviembre de 1999, la cual fijó un plazo de 23 días inicialmente, y tuvo una prórroga de unos 20 días más. La misma fue atendida por dos proponentes locales, INTERASEO con un Relleno Sanitario en el municipio de Sopetrán ubicado en el Occidente Antioqueño y PROACTIVA-ENVIASEO con una propuesta de Relleno Sanitario en el municipio de Yolombó, a unos 62 kilómetros de la ciudad de Medellín. Dado que la viabilidad de estos proyectos depende, entre otros factores, de la aceptación de la comunidad y las administraciones municipales, en la actualidad se adelanta el proceso con el objetivo de lograr una actitud favorable para el desarrollo de las propuestas mencionadas.

El cierre paulatino de la Curva de Rodas se venía realizando desde el año de 1999 y para comienzos del año 2003 ya se habían cerrado definitivamente los niveles (cotas) que van de los 1501 m.s.n.m. (inicio en la zona norte del Relleno) hasta el 1609 m.s.n.m.

Paralelamente se había enviado a la Corporación el proyecto para la cobertura vegetal de esta zona, de acuerdo con los resultados obtenidos en el estudio contratado con el Jardín Botánico para la evaluación de las especies a sembrar. Para el desarrollo de esta actividad se inició el proceso de contratación, de tal forma que una vez obtenido el concepto de la Corporación, se iniciase inmediatamente su implementación.

Para entonces las Empresas Varias de Medellín E.S.P. emprendía acciones tendientes a la incorporación de nuevas alternativas de solución que se articularan a la dinámica del manejo de los residuos sólidos en la ciudad de Medellín. Como prueba de ello se tenía el estudio SIAM5 (“Sistema de información Geográfico del Servicio Integrado de Aseo para Medellín y sus Cinco Corregimientos).

Plan de cierre del relleno sanitario curva de rodas
Rodas como parque natural
Ampliación y capacidad del relleno sanitario curva de rodas

Luego de concluir con el proceso de recuperación de las 40 hectáreas del Relleno Sanitario Curva de Rodas, el sitio podría convertirse en un gran parque natural. Los recursos para este proyecto podrían provenir de la sobretasa a la gasolina o del dinero de las compensaciones que Empresas Varias de Medellín E.S.P invertiría en la recuperación del terreno.

El Relleno Sanitario Curva de Rodas se constituyó en su momento en un importante proyecto ambiental y por ello era visitado constantemente por estudiantes e investigadores del País, que encontraron en su infraestructura y en su manejo valiosas experiencias, que confirmaban una vez más por qué era considerado uno de los Rellenos Sanitarios más importantes de Latinoamérica.